Para mi hija Macarena

 

 

 

 

Por: María Cecilia Rodríguez

Aquí estoy frente a ti mi inolvidable gaviotita peregrina de muchos amaneceres de lagunas de dulzura que prodigas con tus brazos y ojos de bondad inmensa, llevas en ellos la eternidad de la vida, la Luz y el Sol que entibia mis cansados días.

Que lindo es pasear contigo y sobre todo a orillas del mar, donde tus ojitos brillan mucho más y toma ese color que transparenta tu alma cómo cristales luminosos.

Gracias Señor por darme este ángel que me acompaña con su silencio donde quiera que vamos.

<<   Volver - O.N.G. APAS DOWN - Website: www.apasdown.org - E-Mail: info@apasdown.org - Santiago, Chile